miércoles, 26 de diciembre de 2012

EL “LIO” SE VA ACLARANDO.

De hecho ya ha concluido. Ya sabéis que el pasado 21 realicé la presentación del libro “1950, el año del ¡Que no, que no me lo creo!”. 




Fue un acto muy agradable para mi pues estuve acompañado por buenos amigos, algunos blogueros encantadores que conoceréis, familia, compañeros… en fin me sentí muy arropado, lo que me vino muy bien para aliviar las dudas y bajar las tensiones. Nunca os agradeceré bastante los ánimos recibidos directamente o a través del blog.


Mi fabuloso presentador fué D. Félix Asenjo






Aquí van algunas fotos y un enlace a la primera valoración, que agradezco profundamente,  y que otro  amigo y compañero bloguero ha realizado.




¿Conoceís a alguien?...



 COMENTARIO AL LIBRO


Si alguno de vosotros quiere adquirirlo puede hacerlo en este enlace y os avisaré cuando esté en ebook.


COMPRA LIBRO


Ahora volveré a la tranquilidad y a la paz de las entradas normales.

Gracias a todos.



viernes, 14 de diciembre de 2012

UN LIO DE PRESENTACION

No se si recordáis un antiguo e inocente chiste en el que se preguntaba a un japonés si sabía lo que era un “lio”… el japonés respondía, convencido, que “un lío es una coliente de agua que va a palal al mal”…

Yo me acabo de meter en un lío.

Cuando comencé mi blog, incluí en él alguna historia que titulé “1950, el año del… ¡Que no, que no me lo creo! … Después, como todo buen lío el asunto se empezó a enredar, una historia empujó a la otra, alguien dijo… ¿Porqué no? Y aquí me tenéis, terriblemente asustado pues, hace unas horas, la imprenta me ha entregado algunos volúmenes de la primera edición – seguro que la única – de un libro, ilustrado, de relatos cortos que, naturalmente,  se titula… 1950, el año del ¡Que no, que no me lo creo!...  ¿Os suena?  

El próximo viernes 21 de Diciembre, en Colmenar Viejo – lugar donde resido – realizaré la primera presentación.






Amigos blogueros… ¡Consideraros invitados!

Próximamente os pasaré información sobre las plataformas donde estará publicado en papel y ebook

jueves, 13 de diciembre de 2012

LAPIZPLUMAPAPEL – LA PLUMA

Si después de un rato sobre el tablero o la mesa de dibujo os levantáis con los ojos irritados, los dedos sucios, una mancha – imposible de quitar - en el puño de la camisa y casi al borde de un ataque de nervios… es, casi seguro,  que habéis estado trabajando con la plumilla.

De entre las técnicas de dibujo o pintura que conozco – y creo que he probado casi todas – la plumilla es, junto a la acuarela, la mas exigente pues, prácticamente, no tiene posibilidad de corrección, por lo que cada trazo tiene que estar en su sitio, con su dirección, con su intensidad… ¡O sea que exige una gran concentración.

Sin embargo, tal vez por esas dificultades, es de las técnicas más gratificantes y personalmente, me encanta.

Veamos algunas muestras:

La plumilla vale para paisajes y escenas rurales.



Paisaje nevado

Con esta técnica se consigue un buen efecto de movimiento.



La partida de mus.
  
Volviendo al cortijo.


Las dos siguientes acabo de presentarlas a un certamen de dibujo. No tengo muchas posibilidades – hay dibujantes excepcionales – pero la verdad es que disfruto con ello.



Mirando al mar
  
Hornacina con imagen.


Otro de los problemas de la plumilla – no el último – es la facilidad que tiene para destrozar el  maravilloso dibujo a lápiz que con tanto cariño habías preparado y que una vez realizado el 10% del entintado, te ves en la dura y precavida necesidad de romper y tirar a la papelera por no tener arreglo. Uno de mis “profes”  decía que cuando eso ocurría debíamos de ponernos contentos pues, seguramente, el próximo lo haríamos mejor – Nunca estuve de acuerdo con él -

Creo que de la plumilla y el tintero hablaré mas en el futuro.

viernes, 7 de diciembre de 2012

DIBUJANDO, QUE ES GERÚNDIO - 3 -

Uno de los ejercicios del curso, para mí de los más atractivos,  ha sido el generar una ilustración para un poema y el que me tocó fue esa maravilla escrita por Miguel Hernández y titulada:

TU CORAZÓN UNA NARANJA HELADA

Tu corazón, una naranja helada
con un dentro sin luz de dulce miera
y una porosa vista de oro: un fuera
venturas prometidas a la mirada.

Mi corazón, una febril granada
de agrupado rubor y abierta cera,
que sus tiernos collares te ofreciera
con una obstinación enamorada.

¡Ay, que acometimiento de quebranto
ir a tu corazón y hallar un hielo
de irreductible y pavorosa nieve!

Por los alrededores de mi llanto
un pañuelo sediento va de vuelo
con la esperanza de que él lo abreve.


Una naranja, una granada, collares, pañuelo…

Primero generé el dibujo con lápices de color y apareció lo que abajo incluyo.



Después monté texto y dibujo con el ordenador, pensando en una página de presentación y este fue el resultado…



Y más tarde… Exprimiendo la idea y sin poder resistir mi vena radiofónica y he grabado una pequeña presentación.

Como siempre… ¡Que Miguel Hernández me disculpe, por mi osadía!

video

lunes, 3 de diciembre de 2012

DIBUJANDO, QUE ES GERÚNDIO - 2 -

Tengo que hacer algunas fotos del pueblo de Soto el Real (llamado antiguamente: Chozas de la Sierra) pues tiene algunos lugares encantadores. Por el momento me escapo a ese lugar cada quince días para encontrarme con mis compañeros del curso de ilustración que allí está impartiendo Cristina… Me gusta este curso y me gusta como lo organiza “la profe”.

La pasada semana probamos distintas técnicas como la plumilla, ceras, pastel, acuarela… una clase muy divertida por lo variada.

Primero una plumilla con vocación de “cómic” y ambiente folclórico…


Plumilla sobre papel color con infografía


El segundo ensayo versó sobre las ceras, su divertida textura y la libertad de trazo que permite.

Cera sobre papel color

El pastel también permite “juegos” muy interesantes, en este he añadido un montaje digital, por el aquel del “humor”…


Pastel sobre papel color e infografía.



Y por último la, para mí, reina de las técnicas, la acuarela. Creo que se nota que es mi preferida y prefiero no escribir sobre ella porque el blog se me quedará corto.


Acuarela. ¡Que desorden!.